María de la Luz Feijóo Cid

Cuerpo y pintura. Pollock: Recuperación de vínculos ancestrales

Full text PDF
Studies in Visual Arts and Communication – an international journal / June 2016 3(1)

ABSTRACT

Podemos afirmar que cuerpo y pintura han estado vinculados desde tiempos prehistóricos. Ya en el Paleolítico, el hombre empleaba sus dedos como pincel y la sangre como materia pictórica, estableciéndose una relación directa entre ambos. En el siglo I d. C., Plinio el Viejo relata el origen de la pintura a través del mito de Butades, en el que, curiosamente, también se observa una relación entre cuerpo y pintura. Con el paso del tiempo, el hombre, insatisfecho con las pinturas planas y los simples contornos, inicia una búsqueda de la representación fiel de la realidad en la que cuerpo y pintura se irán distanciando:  la perspectiva de Alberti; los artilugios de Durero; los nuevos materiales pictóricos y los numerosos dispositivos ópticos serán algunos de los elementos que se interpondrán entre el cuerpo del pintor y la pintura.

Afortunadamente Jackson Pollock en 1947 rompe todas las barreras que distancian el cuerpo de la pintura. No sólo la mano de Pollock, sino todo su cuerpo actúa como herramienta pincel, el artista entra en contacto con la obra y se desplaza sobre la superficie pictórica de un lado a otro, recuperando esa relación directa de tiempos prehistóricos.

Pollock abrió el camino y a partir de este momento el artista evidencia un cambio sustancial con respecto al cuerpo, éste no sólo ejercerá de pincel, sino que también le servirá de soporte y en otros casos utilizará sus propios fluidos como materia pictórica, recuperando así todos los vínculos ancestrales.

Palabras Clave: Cuerpo, pintura, relación, pincel, soporte, medio


Biographical note

María de la Luz Feijóo Cid – Investigadora predoctoral de la Universidad de Vigo. Departamento de Pintura